martes, 18 de marzo de 2008

Otro Real retrato



Con este retrato, un ferroviario australiano ha ganado el premio Bald Archy en Dinamarca.
De corte satírico, podemos ver a la princesa Mary con aspecto de mari y mucho mas potente de lo que es en realidad, amamantando a su hija. El príncipe Federico, cerveza en mano y con calzoncillos Abanderado del 68, se rasca el escudo del Arco del Triunfo. El mayor de sus hijos está sacando entradas para el cine mientras planta un pino solidario.
Lo único insulso son las mascotas (incluyo la alfombra).
¡Como son los daneses! Con eso de que la libertad de expresión es sagrada nadie, ni siquiera la familia real, han hecho el mas mínimo caso, es mas, figura en todo tipo de prensa como un dato simpático.
Que sangre tan fría, la verdad (luego dicen que los nórdicos dan calor). Si esto pasa aquí, les soltamos al juez árbol hendido por un rayo y en su mitad podrido, que secuestra el cuadro amén de los posibles calendarios, mecheros y camisetas que se hayan podido hacer… Pero vamos, eso solo en el caso que sucediera.

9 comentarios:

fmop dijo...

Siempre me pregunto y por qué aquí no.

nur dijo...

Ni idea ¿por qué aun tenemos mentalidad de vasallos?

Anónimo dijo...

Nur, lo de real , es porque se trata del original y no de una copia? :). One kiss for you.

José Manuel dijo...

Aqui sacarón los del Jueves aquella viñeta, y tuvo que intervenir hasta el juez...

el Óscar dijo...

Me ha hecho gracia lo del escudo del arco del triunfo jejeje. El autor del cuadro debe ser el hermano recatado del otro danés que hizo la caricatura de Mahoma.
Ale! saludosss cordialesss

José Manuel dijo...

Estaba un poco dormido, y he venido a que me des con "El Viento" en la cara para despejarme.
Besos huracanados...

Jose Luis Manzano dijo...

es muy peculiar el retrato. personalmente no me gusta pero la idea en sí es bastante buena

Alan Faena dijo...

La verdad que es un poco chocante, pero sobre gustos!!!

turbocompresores dijo...

No puedo ver la imagen, pero por la descripción creo que puede ser algo que no le parezca bien o gracioso a algunas personas.